FIB 2016

— July 28, 2016 /


Photos by Adrián Morote and Pau Bellido
Todo empezó la segunda semana de febrero cuando yo estaba en Londres. El FIB (Festival Internacional de Benicàssim) anunció que Muse, mi segundo grupo favorito, estarían en la edición de 2016. Mi primer pensamiento fue: "tengo que ir como sea". Pero claro, ya iba a verles dos noches seguidas en Madrid en el mes de mayo e ir a Benicàssim no es algo muy fácil, por eso intenté quitarme el festival de la cabeza. Conociéndome, es algo completamente imposible. Unos días más tarde después de verles en Madrid (repito, dos noches seguidas en el Barclaycard Center), tenía la necesidad de volver a verles por quinta vez (mi primera y segunda vez fueron en Barcelona y Bilbao en 2013 y 2015, respectivamente). Tenía algo de dinero ahorrado, mi primer curso de universidad me iba muy bien y mi madre aceptó dejarme ir en menos de treinta segundos. No conocía a nadie que fuera al festival, por eso mi padre (el conductor del coche) vino conmigo y compré dos entradas de dos días (sábado y domingo), quería ir también el viernes pero los horarios de trabajo existen. Quería que mi amiga Sara viniera conmigo al festival, así que me puse a participar en todos los concursos, ella también. ¡Sara ganó un abono completo! Y unos días más tarde yo gané otro abono para los cuatro días, encima era doble. Hablando y hablando, tuve via libre para también ir el viernes (el jueves no fuimos porque no nos gustaba ningún grupo). Pude vender mi entrada de dos días, así que no perdí mucho dinero. El viernes 15 de julio hacia las tres de la tarde me fui rumbo a Benicàssim con Sara y otras dos amigas más, Andrea y Elisa, que solo vendrían al festival el domingo. Todavía no sé cómo terminará está crónica (o experiencia) que estoy intentando escribir porque, creerme, el FIB fue algo realmente espectacular.







Fue llegar a Benicàssim, estirar las piernas después de estar casi cuatro horas dentro de un coche e ir hacia el desierto Las Palmas, que es donde se celebra cada año el festival. Sara y yo, también Sara, fuimos a cambiar nuestra entrada por una pulsera con mucha emoción. ¡Otra más en nuestra muñeca! Entramos dentro del recinto y la verdad es que nos decepcionó un poco... Veníamos de asistir al mejor festival del país (Primavera Sound, Barcelona) a uno que está casi en medio de la nada. Nos fuimos directamente al escenario principal, Las Palmas, porque tocaban los dos grupos que queríamos ver. Conseguimos primera fila, ya que había muy poca gente. Tuvimos que ver a La Habitación Roja, un grupo valenciano que, personalmente, no me gustó nada... No soy fan de la música española. A pesar de mis particulares predilecciones, no sonaron nada mal y el cantante durante todo el concierto animaba al público. A las once de la noche salieron The Vaccines al escenario. Era mi tercera vez viendo este maravilloso grupo de indie-rock en directo, nunca me cansaré de verles. Por supuesto, tocaron todas sus canciones más famosas como, por ejemplo, If You Wanna, Teenage Icon, I Always Knew, Post Break-Up Sex y un largo etcétera. En las caras de los componentes del grupo se podía ver perfectamente como estaban disfrutando de su propio concierto y de su público. En nuestras caras también. Demasiado. A las 00:45h de la noche las luces del escenario principal se apagaron para dar paso a uno de los grandes de la noche, Biffy Clyro. El público, mayoritariamente inglés, ya estaba animando al grupo desde varios minutos antes. Era mi segunda vez viendo al grupo escocés, la primera fue en diciembre de 2013 en Barcelona. Nunca me cansaré de decir que este trío tiene uno de los mejores directos. Son espectaculares. Y el setlist no se quedó nada corto. Empezaron con Wolves of Winter, el primer single de su nuevo album, Ellipsis, y siguieron con temas como Living Is a Problem Because Everything Dies, Black Chandelier, Bubbles, God & Satan, The Captain y Animal Style, entre otros. Por supuesto que tocaron Mountains y Many of Horror, sus canciones más conocidas. No podían haber cerrado mejor el concierto que tocando la impresionante Stingin' Belle (recuerdo la cara de mi amiga cuando la tocaron, para enmarcar). Solo era nuestro primer día de festival y ya nos dejamos media voz. Una vez fuera del recinto intentamos buscar un shuttle bus para ir a la playa y luego a nuestro apartamento pero, qué sorpresa, el último era a las diez de la noche. Tuvimos que andar por Benicàssim a las tres de la madrugada, pero durante la caminata escuchamos todo el concierto de The Chemical Brothers de fondo.







Sábado 16 de julio, o el día que tocaba Muse en el FIB. Estaba muy emocionada para ver Muse por quinta vez, pero me sentía como si fuera la primera vez. Mariposas en el estómago. Llegamos hacia las ocho y media, con el sol todavía brillando, y ya nos situamos para ver a Muse, aunque primero vimos a un grupo llamado The Coral. La verdad es que tenían alguna melodía pegadiza, pero me aburrieron durante la mayor parte de su concerto de una hora. Tenía demasiadas ganas de ver a Muse junto a Sara y Lorena, la chica que le di el otro abono que me tocó. Eran ya las once de la noche y Muse no habían salido sobre el escenario, pero yo ya tenía algo de experiencia y como siempre aparecen tarde sabía que nos harían esperar unos diez minutos más. Las luces se apagaron y Muse empezó a tocar Psycho, seguida de la mítica Plug In Baby. Desde ese primer momento no paré de saltar ni de cantar (más bien gritar) todas sus letras. Sabía que tocarían mi canción favorita, Hysteria, pero no tenía ni idea que la tocarían tan pronto. Fue una gran sorpresa y me dejé la vida durante esta canción. Seguidamente tocaron Bliss, The Handler, Undisclosed Desires, Supermassive Black Hole, Madness, Dead Inside, Starlight, Time Is Running Out y The Globalist, hasta llegar al bis final con Uprising, Mercy y Knights of Cydonia. Llegando al final del concierto (habían tocado hora y media) me quedé sorprendida porque el festival dijo que tocarían durante dos horas y claro, también estaba muy emocionada por esto. En un primer momento sí que me decepcionó, pero es que fue un concierto tan brutal y tuve una compañía magnífica que no puedo quejarme de nada. Eso sí, de todos los conciertos que he ido de Muse, este ha sido el que peor setlist ha tenido. Según mi parecer, este concierto de Muse estaba especialmente hecho para aquellas personas que nunca les habían visto en directo. No sé cuándo les volveré a ver y ya lo estoy pasando mal. Unos minutos más tarde, en el escenario Visa, empezaron a tocar Bloc Party, un grupo británico que les conozco desde hace bastantes años y tenía muchas ganas de ver. Reconozco que su directo me decepcionó un poco, ya que sonaban muy distintos que sus discos y sentí que les faltaba algo. Aún así disfruté bastante escuchando las canciones que más me gustan de ellos: Banquet, Octopus, The Love Within y Helicopter, esta última sí que me gustó en directo. Les daré una segunda oportunidad cuando vengan a tocar en una sala. Antes de irnos a dormir fuimos a ver un rato el concierto de Disclosure en el escenario principal. No es la música que suelo escuchar, pero reconozco que algunas de sus canciones están bastante bien, a excepción de esas tan repetitivas y pesadas. Pude ver como el público disfrutaba de la música electrónica de estos dos hermanos.







A pesar de haber llegado el último día de festival, estábamos muy emocionadas por los grupos que veríamos en cuestión de horas. El primer grupo que vimos fue Fidlar en el escenario Las Palmas, un grupo de garage rock procedente de Estados Unidos que muchos de los fibers extranjeros conocían. Me sorprendieron gratamente, ya que tocaron un género musical que me gusta bastante y a partir de ahora pienso escuchar más. Después fuimos a ver a la cantante británica Jess Glynne en el escarnio Visa. Sara y yo solo nos quedamos durante las dos primeras canciones, Don't Be So Hard On Yourself y Rather Be, ya que seguidamente nos fuimos corriendo al escenario principal a ver otro grupo. Reconozco que en un principio la música de esta artista no me gustaba, pero con el tiempo le cogí un poco de aprecio. Su voz es increíble en directo, y ella como persona también. A las 21:20h empezó el concierto de una hora de Catfish and the Bottlemen y desde el primer momento no paramos de saltar y de cantar las canciones. Era mi primera vez viendo este grupo galés y quedé flipando con su potente directo. Tocaron canciones de sus dos discos como, por ejemplo, Kathleen, Soundcheck, Pacifier, Anything, Fallout, Twice, 7 y Cocoon, entre otras. Menudas ganas tengo de que vengan a Barcelona lo más pronto posible (cancelaron su concierto de noviembre de 2015) y disfrutar otra vez más de su música. Debo remarcar la actuación del cantante y guitarrista, Van McCann, que no paró quieto en ningún momento. Espectacular. Nos quedamos en este escenario porque en cuestión de minutos empezaba el concierto de The Maccabees, un grupo que mis amigas no conocían pero quedaron bien alucinadas con ellos. Ya les vi en febrero en Barcelona pero tenía unas ganas impresionantes de verles otra vez, ya que en directo son jodidamente geniales. Empezaron con Marks To Prove It, el primer single de su último disco, y siguieron con Feel To Follow, Wall of Arms, Kamakura, Love You Better, Precious Time y Can You Give It. Después tocaron mi favorita, Spit It Out, y a pesar de que su concierto no había terminado, tuve que despedirme de ellos porque quería un buen sitio para ver el grupo que tocaba después en el escenario Visa. Algo que no olvidaré nunca serán las miradas que nos lanzó Felix White, el guitarrista, durante todo el concierto porque cantábamos las canciones, saltábamos y disfrutábamos de su música. Ya en el otro escenario, no estábamos muy seguras de ver en directo al siguiente grupo... Llevaba desde 2013 queriéndolos ver y no podía creerme que lo estaba a punto de hacer. The 1975 subió al escenario, vi a mi amado George Daniel (el batería del grupo) y me fui literalmente a la mierda. Me sorprendió muchísimo su directo porque había visto algunos de sus directos por Internet y no me habían terminado de gustar del todo. Veo que se han puesto las pilas y están dando lo mejor de ellos. Solo tenían una hora y algunas de las canciones que escogieron para tocar fueron Love Me, UGH!, Heart Out, A Change of Heart, She's American, Somebody Else, Loving Someone, Girls, Chocolate, The Sound y Sex, entre otras. Me lo pasé como nunca y quedé alucinada con el espectáculo de luces y pantallas que ofrecieron. Creo que puedo contar con los dedos de una mano las veces que aparté la mirada de George Daniel, su belleza en incomparable. El manager del grupo me dijo que el año que viene van a venir a Barcelona, así que tengo muchas ganas de verles en sala y en mi preciosa ciudad.

He intentando reducir al máximo este post, pero se me ha hecho casi imposible. El FIB fue una experiencia increíble que viviría otra vez, pero solo si hay algún grupo que me guste muchísimo en su cartel (este año ha sido el caso de Muse), ya que he asistido a festivales mucho mejores a los cuales me gustaría volver. La compañía que he tenido durante estos días fue la mejor de todas y ojalá cada festival fuera así. No he podido resistirme a poner la playlist que creé en Spotify del FIB 2016 para escribir esta crónica tan personal. ¡Espero que estéis pasando un buen verano! :)

6 comments

  1. Me alegro lo hayas disfrutado tantisimo! Un beso ;)

    ReplyDelete
  2. ¡Hola!
    Menuda experiencia más chula has tenido, me alegra que lo disfrutaras tanto^^

    Gracias por pasarte por el blog, así te he conocido y ya me quedo por aquí :')
    Besos!!
     Cazadores de Libros

    ReplyDelete
  3. Me alegro de que lo pasaras bien :D
    Un beso<3

    ReplyDelete
  4. Hola! He asistido a muchisimos festivales por toda España y alguno en Inglaterra, y no entiendo muy bien a que te refieres con lo que el recinto te decepcionó, lo comparas por ejemplo con el Primavera, para mi personalmente el FIB y su recinto son mucho mejores, principalmente porque hay menos distancia entre escenarios, puedes ver mas grupos y no hay tantisima gente...
    Personalmente, lo que creo que hace especial al FIB es su mix entre playa y conciertos, en un pueblo que durante 7 dias vive por y para el festival.
    Me gustaria felicitarte por el articulo y especialmente por el blog, seguire leyendote.
    Feliz verano

    ReplyDelete
  5. ¡Hola! Acabo de ver tu comentario en mi blog y ya me he pasado por aquí. Me encanta tu blog, te sigo.
    Besitos^^

    ReplyDelete
  6. ¡No hay concierto que se te resista compañera! Jajajajaja
    ¡Besos!

    ReplyDelete

Sara Bellamy – 2017